Las inyecciones de biopolímeros pueden causar incluso la muerte


El cirujano plástico, César Oliveros, exhortó a la población venezolana evitar la inyección de biopolímeros, usados para tratamientos estéticos especialmente en el rostro y los glúteos, y alertó que estas sustancias pueden ocasionar hasta la muerte al migrar a otras áreas del cuerpo.

En entrevista con Venezolana de Televisión (VTV), el profesional explicó que los biopolímeros "son sustancias prohibidas derivadas del silicón y del metil-metacrilato porque causan una serie de reacciones orgánicas que pueden ir desde un simple enrojecimiento hasta la muerte del paciente".

Asimismo, manifestó su preocupación porque hay personas que se siguen inyectando estas sustancias que se venden como si fueran ácido hialurónico, químico usado para la prevención de arrugas.

Recordó que el Ministerio para la Salud emitió una resolución el pasado 23 de diciembre de 2011, en la que se exhorta a la colectividad a no inyectarse esta sustancia y prohibió su venta, "pero desgraciadamente se siguen colocando y las personas por querer tener belleza instantánea pasan a esto: una verdadera tragedia".

El profesional detalló que al usar biopolímeros, en zonas como los glúteos, el cuerpo humano lo rechaza y los mismos migran en dos o tres años "a la piel de la columna, la pantorrilla y el tobillo, causando un verdadero daño al paciente y hemos tenido personas que mueren".

En este contexto, Oliveros insistió en que si una persona desea modificar su apariencia debe asistir a un cirujano plástico, que es el profesional capacitado para tratar estos tratamientos y debe estar certificado por la Sociedad Venezolana de Cirugía Plástica.AVN

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios