Adicción a la belleza


Cada vez son más las personas que quieren lucir jóvenes eternamente. Cremas, maquillaje, tratamientos de belleza y, la infaltable cirugía tienen una llegada muy importante en la sociedad actual.

Estar bellos, lucir jóvenes eternamente, y tener un aspecto sano, puede llegar a ser obsesivo. Cada día hay más gente que no concibe su tiempo sin rendir culto al cuerpo. La cosmética se proclama como la nueva adicción de los tiempos modernos.

Cremas, maquillaje, tratamientos de belleza como la limpieza facial, manicuras, pedicuras, masajes de cualquier tipo, centros de spa, botox y por supuesto, la cirugía, se abrieron paso en el mundo cotidiano de la belleza, al alcance de casi todas las manos.

En los tiempos que corren, se está desarrollando una necesidad casi compulsiva de ser perfectos, no sólo en nuestro trabajo o en la vida familiar, sino también, y a veces siendo prioritario, con nuestro aspecto físico.

¿Impulso consumista?, ¿deseo de ser distintos?, ¿temor a envejecer? Las causas de esta adicción a la cosmética no están claras, pero sí sus consecuencias. El mundo de la belleza invade el universo cotidiano y entra marcando tendencias.

Si hasta ahora este era un mundo exclusivo de las estrellas del cine y la televisión, y de las mujeres en el ámbito doméstico, la revolución que sufrió en los últimos años la cosmética fue que varíe completamente el perfil de los consumidores de belleza.

Se acabó la asociación cuidados con mujer o cirugía con alto presupuesto. Cada vez son más hombres y gente jovenquienes se someten a toda clase de tratamientos de belleza y se obsesionan por el aspecto físico y la imagen que ofrecen a los demás.

Las cifras no mienten. Las firmas clásicas de cosmética apuestan cada vez más por lanzar líneas unisex de productos de belleza o incluso, por líneas exclusivas para hombres.

Se multiplicaron el número de centros de belleza a pie de calle y en Internet crecieron las webs dedicadas a los avances cosméticos donde, además, los cibernautas charlan sobre estos temas, considerándose a sí mismos, adictos a estos productos.

Distintos organismos, como la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética, advierten de que "la estética lleva al quirófano a 40.000 menores al año sólo en España". Y los especialistas en tratamientos plásticos arrojan datos no menos sorprendentes sobre la adicción que suponen estos cuidados, ya que aseguran que casi el 40% de las personas que usan el Botox para corregir arrugas, repiten el tratamiento con demasiada frecuencia.

La pasión por la cosmética está a la orden del día y, como no podía ser de otra manera, sobre las pasarelas, los escenarios y la alfombra roja, tenemos a los mejores representantes del gusto por la perfección.

Desde un Michael Jackson que mutó hasta el color de su piel, a una Cher que pasó infinidad de veces por el quirófano para no dejar ni una arruga que delate su verdadera edad.

Parejas de tanto éxito y renombre como Brad Pitt y Angelina Jolie, que reconocieron su afición por la cosmética natural, o la última nueva moda de Hollywood, los productos del Dr. Hauschka .

Se trata de una marca de cosmética natural, con más de cuatro décadas de experiencia, a la que se sienten adeptos numerosos famosos como las actrices Jennifer Aniston, Cate Blanchett y Julia Roberts, la modelo Kate Moss, la cantante Madonna o el actor Peter Coyote.

Famosos y anónimos comparten el gusto por la belleza y la perfección y buscan los mismos caminos para estar siempre radiantes y ganarle la partida al tiempo que nos ayuda a envejecer.

Fuente:
Derf.com.ar

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios