Matan a agresor de la hija de Luis Aparicio


En el pavimento yacía el cuerpo de Jesús Enrique Pirela González, de 35 años. Decenas de curiosos ocupaban la calle 8 de la Tercera Etapa de la urbanización Villa Baralt. Muchos aseguraban no saber quién era, pero la familia Aparicio lo recuerda: hace 12 años dejó parapléjica de un balazo a Sharon Iris Aparicio Llorente (40), hija del exgrandeliga zuliano Luis Aparicio.

Una sábana cubría el cadáver, vestido con una chemisse amarillo y un jean azul, recortado a la altura de las pantorrillas. En su brazo derecho, dos tatuajes (antebrazo y parte anterior de la mano), tal vez marcas de su paso por el Centro de Arrestos Preventivos El Marite y la Cárcel Nacional de Maracaibo, en Sabaneta. Sus pies estaban descalzos.

Su mujer, Marta Hernández, lloró con desconsuelo mientras los funcionarios de la Policía científica levantaban al difunto. Cuatro hijos quedaron en orfandad. Sus edades son: 11, tres, tres y un año.

También se escuchó el llanto de Marilyn Pirela, hermana del ajusticiado. Ese dolor los sintieron los Aparicio el 28 de febrero de 2011, cuando Pirela y otros dos desconocidos encañonaron a Sharon para atracarla y luego le dispararon.

Frente a dos amigas, la hija del único venezolano en el Salón de la Fama del Béisbol mundial, terminó ensangrentada por las balas de los delincuentes, en una farmacia de la urbanización San Jacinto.

Sharon fue intervenida quirúrgicamente en el hospital Clínico de Maracaibo, donde le fue diagnosticada una lesión en la médula ósea como consecuencia de una herida de bala en el cuello.

El doctor Marcos Borjas Arrieta, miembro de la directiva del centro médico, dijo que Sharon Aparicio sufrió un shock medular a nivel de las vértebras tres, cuatro y cinco de la columna, que afectó casi todas sus funciones vitales.

A la calle

Pirela huyó junto a sus cómplices, pero lo capturaron el viernes 3 de marzo de 2001 en las inmediaciones del Liceo Carraccilo Parra, en Los Olivos. Un año después lo condenaron a nueve años, nueve meses y 22 días de presidio.

En 2007 se le otorgó la suspensión condicional de la pena por aquel suceso bajo el alegato de buena conducta y aplicación en sus estudios. Sus familiares aseguraron que era comerciante informal y al momento de su muerte, la madrugada de ayer, iba caminando a comprar hielo.
A las 6.30 de la mañana sus parientes recibieron la noticia. No lo robaron; la venganza era la primera hipótesis.

Decisión del TSJ

La decisión N° 830-07, causa N° 7E-005-02, Tribunal Séptimo de Ejecución, Circuito Judicial Penal del Estado Zulia, de fecha 20 de diciembre de 2007, expresa: "El penado Jesús Enrique Pirela González, titular de la cedula de identidad N° 14.895.709, fue condenado a cumplir la pena de nueve años, nueve meses y 22 días de presidio, más las accesorias de Ley, por la comisión de los delitos de homicidio calificado en grado de frustración en la ejecución del delito de robo a mano armada, previsto y sancionado en el artículo 408, ordinal 1° en concordancia con el artículo 82 ambos del código penal, cometido en perjuicio de la ciudadana Sharon Iris Aparicio".

Fuente: http://www.laverdad.com/sucesos/12511

DJ

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios