Los materiales pirotécnicos no son juego para niños


Estamos en Navidad y los materiales pirotécnicos están en todos lados. Los padres deben tener cuidado con el uso de los fuegos artificiales, cohetones, estrellitas y hasta cebollitas. Estos artefactos son peligrosos y pueden causar daños irreparables a cualquier persona, en especial a los niños o niñas que son los más vulnerables ante un accidente, para el que se debe estar preparado en caso de que llegue a ocurrir.

Quemaduras
Se dividen en tres tipos de lesiones. Para cada uno de los casos la doctora Tamara Pacheco, presidenta de la filial de Vargas de la Sociedad de Pediatría, recomienda:

* Cubra la zona afectada con tela limpia y húmeda.

* Mantenga a la persona acostada, puede desmayarse.

* Aléjela del fuego o del sitio donde ocurrió el accidente.

* Aflójale la ropa y retire las prendas.

* Si la ropa está adherida a la piel no intente quitarla.

* No aplique ningún tipo de crema o aceite.

* Si aparece una ampolla no la toque.

* Comuníquese o trasládese al centro médico más cercano.

Las quemaduras de primer grado son más comunes cuando se trata de pólvora, en el momento en que la piel entra en contacto con el calor sufre enrojecimiento; las de segundo grado se identifican por aparición de ampollas, y las de tercer grado destruyen los tejidos, en estos dos últimos casos la principal sugerencia es dirigirse a un centro de salud. No se recomienda automedicarse ni usar hielo.

Ojos y oídos
“Cuando ocurra una lesión en el ojo a causa del fuego se debe colocar una gasa húmeda sin que la zona tenga contacto con las manos, y trasladarse a una clínica u hospital”, explicó Pacheco.

Una luz de bengala puede causar daños irreparables en la córnea; una de las consecuencias es la pérdida del globo ocular; si esto ocurre, sólo una intervención quirúrgica podría ser la solución.

Las lesiones en los oídos dejan secuelas definitivas en el tímpano, lo único que se puede hacer en esos casos es cubrir la zona y dirigirse a un sitio de atención de salud.

Daños psicológicos
Cualquier tipo de herida física afectará psicológicamente a la persona. Las lesiones oculares y auditivas permanentes desmejoran la calidad de vida del agraviado. En los niños o niñas su desarrollo es trastornado, pues sienten el rechazo o desagrado de sus compañeros. En estas situaciones los adultos también son vulnerables.

En el caso de las quemaduras la situación es similar, una vez que la piel es afectada jamás vuelve a ser la misma. Además, si el efecto en las extremidades es grave pueden perderse, pues las manos y piernas están en riesgo cuando los jóvenes llevan los juegos pirotécnicos en los bolsillos o los manipulan; por eso la única medida preventiva es evitar el uso de estos artefactos.

La ley
La Gaceta Oficial Nº 39.805 del 22/11/2011, en su artículo Nº 29, indica que está prohibida la compra y venta de artificios pirotécnicos a personas con discapacidad intelectual, motora, visual o auditiva, o bajo los efectos de sustancias estupefacientes o psicotrópicas, o en estado de ebriedad, mujeres en estado de gravidez, niños, niñas y adolescentes. Estos últimos tampoco pueden participar en almacenamiento, distribución, transporte y quema de pólvora.

Fuente: Arnoldo Arcaya / http://www.ultimasnoticias.com.ve/noticias/ciudad/salud/los-materiales-p...

YU

Compartir



 
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios